Valentín Roma

EL SONIDO DE LA FOTOGRAFÍA – Valentín Roma (2013)

febrero 6th, 2013 by admin

En una de las secuencias de Les glaneurs et la glaneuse, Agnès Varda se pregunta hasta qué punto la tarea de producir imágenes no es otra cosa que un espigarle instantáneas al tiempo, reciclando aquello que lo real convierte en detritus.

Vista así, fuera del contexto de la película, esta meditación adopta un sentido proverbial y apesadumbrado, aunque en el fondo la cineasta señala un aspecto de enorme importancia: ¿dentro de qué lugares –sobre qué imágenes– se deposita el “peso” de la historia?

Jorge Ribalta explora, mediante el conjunto de series agrupadas bajo el título de Trabajos de campo, el lado contrario a dicha cuestión, es decir, Ribalta investiga aquellos territorios simbólicos e iconográficos donde lo histórico aún no se ha reificado pero que, sin embargo –precisamente debido a ello– permiten observar qué procesos, qué dispositivos y qué estereotipos se originan dentro de estos despliegues.

En este sentido, hay tres líneas de análisis que bien podrían hilvanar la variedad de imágenes desarrolladas por el artista: una es la reconsideración del documento fotográfico, los modos a partir de los cuales éste interpela la realidad que registra; otra es la indagación sobre la memoria social y los sistemas culturales; la última tiene que ver con los vínculos críticos que se observan en el trabajo de Ribalta respecto a los grandes proyectos fotográficos de la modernidad, los cuales parecen actualizarse mediante conflictos y antagonismos ubicados en algunas fisuras del mundo contemporáneo.

Impecable en su forma de presentación y con una sobresaliente contundencia técnica y conceptual, Trabajos de campo no sólo permite revisar el quehacer de Ribalta en los últimos años, sino también comprobar en qué medida aquella “imagen de grupo” característica de finales de los años noventa, la cual canonizó de manera imprecisa un conjunto de proyectos fotográficos –entre ellos el del mismo artista–, es hoy, simplemente, una de tantas rémoras historiográficas locales.

La exposición se abre con Laocoonte Salvaje (2010-011), una amplia serie que resume la metodología empírica del trabajo de campo propio de las ciencias sociales y que, al mismo tiempo, fija su atención en lo que podría denominarse el “sistema cultural”, en este caso la noción de lo popular personificada por el flamenco.

Después de esta propuesta casi fundacional encontramos la serie Petit Grand Tour, Tarragona, 29 agosto – 6 octubre 2007  (2007-08), donde Ribalta investiga la transformación y el uso de una ciudad histórica como mercancía cultural, atendiendo a los procedimientos de identificación entre economía, política, cultura e historia. Junto a este trabajo aparece Sur l’herbe (2005-08), un excepcional archivo de imágenes fotográficas realizadas durante distintas ediciones de Sónar. En esta serie se analizan los rituales de ocio de los asistentes, sus procesos de socialización y las transferencias entre los ámbitos públicos y privados que acontecen alrededor del conocido festival.

Partiendo de las fotografías sobre la Alhambra que Charles Clifford realizó en la segunda mitad del siglo XIX, las cuales se inscriben en la retórica de la ruina romántica pero, al mismo tiempo, según señala Ribalta, “constituyen la síntesis visual de la incorporación de España al relato de la modernidad, un lugar fronterizo y ambivalente, entre la metrópoli y la colonia”, hallamos Scrambling (2011), un proyecto que indaga sobre los mecanismos mitificadores del famoso monumento y, con él, acerca del mito de la nación. Ribalta muestra aquí el otro lado de la escenografía, es decir, las tareas cotidianas de quienes producen el espectáculo, “el monumento como fábrica” en las palabras del propio artista.

La última de las series incluidas en la muestra es Trabajo anónimo, Iracheta SL, Can Ricart, Poblenou (2005), una propuesta que se inserta, cronológica y temáticamente, dentro de las contestaciones más beligerantes respecto a los modelos de crecimiento liberal personificados en Barcelona por el Forum de las Culturas 2004. Por el contrario a la pujanza de las llamadas “industrias culturales” Ribalta parece homenajear con esta serie el virtuosismo y la perfección del trabajo anónimo, ése que no está sujeto ni a los mitos ni a las condiciones impuestas desde la autoría y la obra de arte.

Por último, separada del conjunto de propuestas estrictamente fotográficas, se proyecta el audiovisual T’en recordes de Can Ricart? Fotografies del futur de Barcelona (2010), un compendio de fotografías de diversos autores (Azcunce, Basiana, Baumgarten, Laguillo, Orpinell, Secall y Reina, con sonido de Francisco López y editado por el propio Ribalta) que ofrece una panorámica de las imágenes producidas por éstos para la campaña Salvem Can Ricart.

Retomando la idea inicial de Agnes Vardà, podríamos decir que frente a lo estático de la efeméride Trabajos de campo fija su atención en lo abierto del documento, que contra la imagen entendida a la manera de una apoteosis de lo real, Ribalta indaga sobre las contradicciones del testimonio o, mejor, acerca de lo controvertido que puede ser observar un encuadre histórico determinado.

Resulta paradójico que la mayoría de series presentadas aludan a espacios sonoros, lugares en los que el ruido de las máquinas desapareció y con ellas la memoria industrial de la ciudad, sitios donde el sonido de las palmas y el zapateado recuerda la existencia de grupos humanos jaleándose, espacios de consumo en los que la música electrónica opera como un telón de fondo uniformador.

Indudablemente las fotografías de Ribalta remiten a la idea de montaje benjaminiana, es decir, al montaje concebido como conocimiento y no sólo como una especie de bricoleur style, sin embargo también se advierte en ellas una dimensión acaso beligerante con ese pomposo momento nuestro llamado post-fotográfico, donde al contrario de lo que suele afirmarse quizás la fotografía conserva intacta su capacidad de observación y de análisis, donde los apagones de la historia son, también, los eclipses del trabajador, el fundido en negro de la economía, el blackout de la política: eso que el fotógrafo ha visto tantas veces al pulsar el obturador.

 

* Texto publicado en el suplemento Cultura/s del diario La Vanguardia (6 de febrero de 2013)

Publicado ENSAYOS SOBRE EL ARTE - V. ROMA | No hay comentarios »

Deja un comentario

Please note: Comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.