Valentín Roma

LA CUARTA CORNISA DEL PURGATORIO – Valentín Roma (2016)

10, enero 2016 por admin

Unos meses después de la muerte de Alberto Moravia, cuatro amigos fueron a vaciar el estudio donde éste solía retirarse para escribir. Llegaron temprano, a eso de las nueve de la mañana, y nada más entrar les recibió una bocanada de olor a Toscano. Por un momento pensaron que Moravia aún estaba dentro.

Abrieron todos los ventanales de la espaciosa vivienda, observaron cómo revoloteaba un polvo denso y de color pardo y, por último, recorrieron las distintas habitaciones.

Attilio Bertolucci carraspeó. Paolo Volponi se rascó el cuello por debajo del nudo de la corbata. Giorgio Bassani extrajo de una estantería el número quince de la revista Parangone y Enzo Siciliano sacó unas gafas del bolsillo mientras se sentaba en la silla de trabajo de Moravia. Luego entornó los ojos ante la máquina de mecanografiar, aproximando la vista al folio que aún permanecía sobre el rodillo.

Empezó a leerlo para sí mismo, pero al cabo de unos segundos, sin saber porqué, prosiguió la lectura en voz alta.

Al oír aquella voz sedosa que retumbaba por toda la casa, el resto de amigos fueron abandonando las diversas estancias, acercándose lentamente y sin hacer ruido hasta la mesa del novelista.

Aparte de Siciliano, nadie se sentó. Todos fijaron sus miradas hacia puntos distintos de la vivienda.

“… A veces, cuando cierro los ojos, se me aparecen unos rostros. Esto no en sí mismo algo extraordinario, si no fuese porque esas caras poseen una inesperada claridad, una nitidez acongojante. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

LOS MAESTROS DE LA CERTEZA – Valentín Roma (2015)

23, diciembre 2015 por admin

Ni siquiera había llegado el verano de 1962 cuando Hitchcock le desveló a Truffaut uno de sus mejores trucos de magia: qué significaba un mcguffin. Tres años después Paul Ricœur acuñaría la fotogénica consigna sobre Marx, Nietzsche y Freud, a quienes llamó «los maestros de la sospecha».

Fueron tiempos de suspense, aquellos primeros sesenta, una época necesitada de figuras profesorales y donde las incógnitas circulaban vertiginosamente, perseguidas por el dogmatismo o propensas a transformarse en principios inquebrantables.

La fiebre sesentayochista le añadió a los tres pensadores sin afeitar un joven barbilampiño, Arthur Rimbaud, quien completaría el cuarteto de sepultureros del siglo XIX, las pilastras sobre las que debía alzarse el edificio de la desobediencia en el siglo XX.

Casi siempre leídos con el pulso acelerado, los jinetes de la descodificación trajeron a sus espaldas, respectivamente, un programa para ordenar las pugnas sociales, un acta de orfandad divina y un mandato de promiscua soltería, en el caso de Rimbaud, la trepidante imbricación del arte con la vida.

Nadie perseveró tanto en la denuncia de los sistemas, hasta el punto que aún se les tiene por apóstatas de todas las claudicaciones. No obstante, lejos de sus exorcismos y sus encumbramientos, queda de ellos el asalto a la iglesia de la razón, una forma de escribir que les devuelve –o les restituye– lo que siempre fueron: tozudos militantes del género aconfesional.

Contra las trompetas evocativas del idealismo, Marx, Nietzsche y Freud, igualmente Rimbaud, opondrían el estrépito que convoca a adeptos y adversarios. Melómanos antes que cinematográficos, los velludos fundadores y el poeta del atrevimiento practicaron la cacofonía, de ahí que sus textos se oigan como el famoso pistoletazo en un concierto, algo grosero y a lo que, sin embargo, no se puede negar cierta atención. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

PERPLEJIDADES Y EPIFANÍAS: 2/ JAN STEEN – Valentín Roma (2015)

21, noviembre 2015 por admin

Cuando en 1657 Vermeer presentó su último cuadro, Muchacha dormida, los burgueses allí congregados movieron la cabeza ostentosamente, por fin tenían delante suyo al gran artista del catolicismo nórdico.

Entretanto, a pocas calles de distancia, otro pintor, Jan Steen, cerraba la taberna que había regentado hasta el momento, un tugurio de mala muerte y peor reputación conocido con el nombre de La culebra.

El vino tuvo la culpa de ambos acontecimientos: en el lienzo de Vermeer, los tragos matutinos que una joven ama de casa ingirió a hurtadillas y que la sumieron en un sueño desobediente con las labores del hogar; el alcohol a bajo precio que chorreaba por el escote de prostitutas y jornaleros, los clientes habituales de la bodega más canalla de Delft.

Se ha ensalzado de Vermeer su luminosa contención, la manera en que su pintura «detiene el tiempo». Sin embargo, frente a la prosopopeya de todos esos personajes que cosen, leen o reflexionan sobre los límites del mundo, viendo los cuadros de borracheras y jolgorios de Jan Steen, uno no puede sino recordar que donde verdaderamente se para el reloj es en ciertos bares, a ciertas horas y con algunas compañías. Leer el resto »

Publicado en ENSAYOS SOBRE EL ARTE - V. ROMA, ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

PERPLEJIDADES Y EPIFANÍAS: 1/ LA ELEGANCIA – Valentín Roma (2015)

21, noviembre 2015 por admin

http://www.elestadomental.com/sites/default/files/images/featured/la_excomunion_de_roberto_el_piadoso.jpg

En la pequeña guía turística que reúne los cincuenta cuadros “imprescindibles” del Musée d’Orsay se lee una descripción aparentemente liviana y un tanto cursi que sin embargo manifiesta con gran exactitud el enclave ideológico —y metafísico— de su anónimo redactor. Dice así: “Roberto el Piadoso se encuentra postrado después de conocer el dictamen de las autoridades eclesiásticas. A su derecha vemos el cetro real sobre el suelo, a su izquierda Berta de Borgoña con gesto incrédulo. El monarca tiene los ojos fijos hacia ningún sitio y presenta una postura extraña, impropia de su ascendente social. Se diría que el rey ha perdido, de repente, toda la elegancia”.

Como suele decirse en el argot jurídico —que es la misma jerga utilizada en asuntos estéticos—, reconstruyamos, “para contextualizar”, dicha apreciación.

El lienzo al que se refiere este fragmento es una obra titulada La Excomunión de Roberto el Piadoso (1875) y, efectivamente, se trata del cuadro más célebre de Jean-Paul Laurens, tal vez el último de los grandes nombres de la pintura de historia francesa. Laurens fue un artista republicano, erudito y en cierta forma ateo, cuyas telas recreaban episodios ocurridos durante la Edad Media, acontecimientos vagamente fieles donde podía mostrarse, con gran elocuencia, el grado de fanatismo de la iglesia católica. Leer el resto »

Publicado en ENSAYOS SOBRE EL ARTE - V. ROMA, ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

CINCO HISTORIAS ESCULTÓRICAS Y UNAS PALABRAS SOBRE LA OBRA DE SERGI AGUILAR – Valentín Roma (2015)

26, octubre 2015 por admin

“La palabra es mi cuarta dimensión”

Clarice Lispector, Agua viva (1973)

LIGEREZA

El Descendimiento de la Cruz es una de las escenas más representadas durante toda la historia del arte. Pintores, miniaturistas, orfebres y escultores la abordaron insistentemente a lo largo de casi ochocientos años, en ese vasto océano temporal que abarca desde el siglo IX hasta el XVII, entre el primer románico y el último barroco. Sin embargo, a pesar de la variedad de estilos, épocas y prismas, podríamos dividir en dos grandes grupos las aproximaciones a dicho motivo iconográfico: unas donde el cadáver de Jesús carece de peso; otras que nos enseñan cuan difícil es bajar desde lo alto el cuerpo rígido de un crucificado.

Así, en el famoso óleo de Rogier van der Weyden vemos que alcanzan tres manos flojas –la del anciano Nicomedo, la de José de Arimatea y la de un joven ayudante– para sostener el torso sin vida de Dios, quien ya ha abandonado su naturaleza física justo después del último hálito. Por el contrario, en el cuadro de Rembrandt sobre este mismo tema, aparecen hasta cinco individuos tratando de descolgar con gran dificultad el amasijo de huesos en que se ha convertido el Señor, que a punto está de caérseles de los brazos.

¿Milagro de la materia o habilidad en el trabajo colectivo? ¿Transmutación de la substancia u oficio coordinado?. He aquí dos posiciones ontológicas –no sólo plásticas– radicalmente distintas, cuya coherencia implica fijar la atención en dos “momentos trágicos” irreconciliables, el de cómo lo sólido se desvanece, el de porqué lo insólito siempre termina por normalizarse.

Pero cabe sopesar una tercera perspectiva: ¿podemos leer el Descendimiento de la Cruz –también el arte en general– sorteando tanto el idealismo como el productivismo, huyendo del sortilegio y de la prosopopeya, negando a Platón y a Marx? Leer el resto »

Publicado en ENSAYOS SOBRE EL ARTE - V. ROMA, ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

MANTRA NEGRO – Valentín Roma (2013)

17, abril 2013 por admin

Todo lo vemos negro. Y con cierta razón.

El negro es el color que mide, de forma cruel, el dominio o la impericia de los pintores. El negro es la última instantánea que contempla el fotógrafo justo después de pulsar el obturador. El negro es el testimonio de que la página en blanco dejó de ser un lugar de posibilidades o un terreno yermo. Y el fundido en negro señala que debemos abandonar la vida de los otros, para volver apresuradamente a nuestra vida sin guión.

Pero el negro es, también, ese enorme parpadeo de la historia llorando imágenes indigeribles, lágrimas negras que en absoluto son lágrimas de latón; el blackout de la economía mirando como un cíclope aturdido, por debajo de su único parche negro, mientras grita aquello de “¡Nadie me hirió!”.

Todo lo vemos negro. Y con cierta razón. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | 2 Comentarios »

NO TENER FIRMA – Valentín Roma (2013)

3, enero 2013 por admin

Vista desde la lejanía histórica, la biografía de Charles Maurice de Talleyrand puede considerarse, ya, como una suerte de parábola sobre la dimensión metafísica y política del documento, acerca de la naturaleza necesariamente espectral de la burocracia.

En este sentido, las aventuras y desventuras de “le Diable Boiteux” –según le llamaban quienes habían leído El diablo cojo, la sátira de Alain-René Lesage inspirada en El diablo cojuelo de Luis Vélez de Guevara– sobrepasan el simple travestismo ideológico para configurar, insisto, un posible régimen a partir del que entender cómo operan las diversas instituciones públicas y privadas, ya sea el estado, el derecho, la familia o la personalidad.

Porque Talleyrand pasó gran parte de su vida entregado a la intriga, la lujuria y la escritura, tres actividades que, literalmente, absorbieron su existencia. Fue intrigando con la iglesia católica, con la Asamblea Nacional de Francia, con el Imperio Napoleónico y con Luis Felipe I, como consiguió atesorar cargos de relevancia y honores públicos durante cinco regímenes distintos. Fue su talante lujurioso quien le rescató de una segura pero anodina carrera eclesiástica, que seguramente sólo le hubiese otorgado cierta celebridad local. Fue gracias a su desmedida pasión por escribir que de su mano salieron centenares de tratados, alianzas y acuerdos diplomáticos, así como una infinidad de apostillas y enmiendas legislativas que transformaron la famosa égalité en algo parecido a un vasto poema experimental, una enorme epopeya administrativa. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

SEGUNDA HISTORIA NO EJEMPLAR – Valentín Roma (2012)

7, noviembre 2012 por admin

Cada mañana, a eso de las ocho, la parada de metro Marcel Sembat escupe una bocanada de estudiantes apenas perfumados, quienes caminan hacia el Instituto de Psicología de la Universidad René Descartes, en París.

Los alumnos de primer curso suelen conversar apasionadamente sobre la última clase impartida por el doctor François Marty, mientras que los más veteranos llevan en sus mochilas el célebre libro Manuel de psychiatrie, al que llaman, con extravagante cercanía, “Le Ey”.

Manuel de psychiatrie es un manuscrito de casi cuatro mil páginas que acabó de escribirse un domingo sin sol de 1959, en la Terminal Sur del aeropuerto de Orly, después de que a su autor, Henri Ey, se le impidiera subir al avión que debía llevarle hasta Narita, en Tokio. Más o menos por esas fechas, Gilbert Bécaud compuso una canción, llamada Domingo en Orly, que narraba los sueños aéreos de un joven oficinista. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

PRIMERA HISTORIA NO EJEMPLAR – Valentín Roma (2012)

4, noviembre 2012 por admin

Los primeros versos del celebérrimo poema de Walt Whitman titulado “Song of Myself”, esos que dicen: “Me celebro y me canto a mí mismo. / Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti, / porque lo que yo tengo lo tienes tú / y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también ”, han sido entendidos, hasta el momento, como una perfecta manifestación del hombre extasiado por la vida.

No obstante, al menos en tres ocasiones, estos versos fueron leídos con motivo de tres funerales diferentes, todos ellos dentro de iglesias apenas perfumadas, como los estudiantes de primer curso de psicología de París. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

SOBRE LA RISA, LA ALIENACIÓN Y EL DINERO – Valentín Roma (2012)

3, noviembre 2012 por admin

En El arte de escribir sin arte Felipe Alaiz nos legó una frase hermética, un pensamiento tras el cual parece cerrarse, mediante un ostentoso portazo, la historia entera. Dice así: “no es el hombre quien debe hablar como un libro abierto, sino el libro abierto quien debe hablar como un hombre”. Efectivamente, existen individuos transparentes, traslúcidos antes que lúcidos; y del mismo modo hay textos que se acaudillan en el estilo, creyendo que el mejor antídoto contra la imperfección humana es, quizás, la exactitud de la gramática.

Sea como fuera, en la sentencia de Alaiz la incógnita más apremiante no consiste en definir cómo hablan los hombres o los libros, sino qué cosa es lo abierto.

Giorgio Agamben ha explorado esta misma cuestión en un texto que parece responder al escritor libertario. Se titula Lo abierto. El hombre y el animal, y arranca con la célebre idea de Alexandre Kojève según la cual los hombres, al final del tiempo histórico, vuelven a ser animales que cohabitan sin guerras, sin revoluciones y sin filosofía.

Regresar al principio, podríamos decir, llegar a la ausencia de la palabra mediante palabras, como un escrito que va desnombrándose, igual que un cuadro que pierde su solidez y se hace insólito, abstracto. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

PASEANDO JUNTO A UN ANIMAL MILENARIO – Valentín Roma (2012)

30, marzo 2012 por admin

“Wall Street is War Street”, proclamaban los Black Mask el 10 de febrero de 1967, mientras algunos neoyorquinos somnolientos se les cruzaban a su paso por la celebérrima avenida del Uptown, que aquella mañana amaneció con las aceras llenas de nieve.

Aunque en realidad no es del todo cierto que lo “proclamasen”, sino que simplemente transportaban ese eslogan sobre una pancarta de corte minimalista, llevada por veintiún encapuchados que caminaban en procesión, como si estuviesen paseando un vinilo de Bruce Nauman o un ídolo terrible, de ésos que anuncian la inminente destrucción del mundo.

También de forma silenciosa, a veces por el Quai de Voltaire o por la rue de la Femme-sans-Tête, solía circular Charles Baudelaire con Jeanne Duval, la célebre bailarina mulata cuyo exotismo aderezaba los vodeviles grotescos del teatro Parthénon.

Cuentan que la Venus Negra –como aún la recuerdan las crónicas de época– medía casi dos metros y que, al mirarla a los ojos, la mayoría de bohemios parisinos sentía un escalofrío agudo en el centro de la espalda. Un ejemplo de esto lo encontramos en Théodore de Banville, quien escribió que Duval poseía “una tez cobriza, con grandes ojos oscuros, labios carnosos, bella cabellera ondulada de color negro-azul y algo divino y animal en su porte”. Igualmente Éduard Manet la inmortalizó en un retrato extrañísimo, realizado en 1862, donde la actriz reposa encima de un sofá de terciopelo también negro azulado, con una mano gigantesca acariciando los visillos y un océano de enaguas cayendo hacia el suelo. Leer el resto »

Publicado en ENSAYOS SOBRE EL ARTE - V. ROMA, ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

Retrato del futbolista adolescente – 1

21, julio 2011 por admin

Desde 1994 me he desmayado cuatro veces por distintos motivos, dos por estrés laboral o por preocupaciones derivadas del trabajo y otras dos por consumo masivo de estupefacientes y alcohol.

En todas las ocasiones, un momento antes de caer al suelo, vino claramente a mi cabeza una escena vivida en mayo de 1989, unos cuantos meses después que se desplomase el muro de Berlín.

Estábamos once chavales saliendo por el túnel que une los vestuarios y el césped del estadio Santiago Bernabeu. Había una luz amarillenta que nos iluminaba los rostros, también amarillos por el miedo. Al fondo, la potencia de los focos hacía que pareciese de día, aunque eran las ocho de la tarde. Alguien se salió de la fila y se acercó al césped. Veíamos su silueta recortarse contra la bocanada de luz, mientras se peinaba el pelo con las manos, hacia atrás. Luego ese alguien regresó a la fila y dijo, gritándonos a la cara, “tíos, hay más de tres cuartos de entrada”.

Calculé mentalmente y pensé “unas cuarenta mil personas”. El mismo alguien se colocó detrás de mí y me susurró al oído “tío, hay casi sesenta mil almas”.

El entrenador gritó que nos callásemos y nos concentráramos.

Noté como si el escroto se me encogiese a cámara lenta. Otro alguien dijo, muy flojo, “creo que me estoy cagando, creo que tengo que ir al lavabo a cagar”. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA, RETRATO DEL FUTBOLISTA ADOLESCENTE | No hay comentarios »

A favor de Pier Paolo Pasolini, indignado

21, julio 2011 por admin

Supongo que todo el mundo tiene una pequeña colección de momentos que permiten cifrar cuando se abandona el mundo de los jóvenes. Los míos son, en realidad, tres momentos: un verano en que engordé nueve kilos y dejé atrás el cuerpo que me había acompañado hasta entonces; una tarde que corrí por la calle persiguiendo a alguien que le había robado el bolso a una señora y no logré alcanzarlo, a pesar de que el ladrón tenía más o menos mi misma edad; un sábado que vagabundeando por la red, después de buscar en Google las palabras fútbol y escritores, me apareció la imagen de Pier Paolo Pasolini, recriminándole a alguien un mal pase, una carrera no ejecutada, una falta de compromiso.

Del primero, el más obvio, sólo cabe decir que tampoco era una gran sorpresa, años antes me había quedado parcialmente calvo, con esa calvicie sin dignidad que permite pocas variedades de estilismo, suerte que pronto se puso de moda afeitarse el cráneo para disimular y seguir siendo moderno, por lo que no tardé en engrosar la nómina de clones de Michel Foucault, gays vigorímicos y creativos con sombreros imposibles.

Del segundo siempre podría alegarse el calzado inadecuado, la falta de calentamiento o la estupidez de intentar ser un héroe de barrio.

Sin embargo, el tercer momento es significativo precisamente porque no sucede en el cuerpo. Y es que ver a Pasolini enfadado por un lance futbolístico, me hizo pensar que tal vez hay que jugar siempre en serio, que los juegos son muy serios.

Durante diecisiete años, entre 1979 y 1996, cada día jugué a fútbol un mínimo de dos partidos. He hecho un cálculo aproximado y la cifra es apabullante: más de doce mil partidos, más de doce mil veces sin comprender del todo lo que estaba en juego, más de doce mil momentos disueltos por el sumidero de la diversión, de la presuntuosidad y del narcisismo.

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA, PENSÉES | No hay comentarios »

Rostros y pies – Más sobre epifanías

13, junio 2011 por admin

Si el rostro es el lugar donde se expresan los pliegues de la identidad, el pie es el síntoma del desasosiego, la señal de un imperativo, el signo de que, efectivamente, hubo una huída hacia lo distinto.

Emmanuel Lévinas le otorgó al rostro, a la cara del Otro, el valor de una epifanía, convirtiéndolo en fundamento para cualquier tipo de justicia –“el hecho original de la fraternidad nace de mi responsabilidad frente a una cara que me mira absolutamente extrañada[1]”. Siguiendo esta misma estela, podríamos entender la huella no tanto como autorretrato sino como el primer retrato: pies con nombres comunes y que sin embargo señalan presencias y ausencias, pies que bailan o que simplemente alteran cierta disposición del espacio físico, quebrando el tejido de lo sensible, sus más conspicuas disposiciones.

Desfiguración en el caso del rostro que nos examina y que evalúa hasta dónde llegará nuestra benevolencia –“¡no me matarás!”–; petrificación con el ejemplo de la huella, ya convertida en disparate y en rémora, igual que el beso marmóreo de los amantes sin cara de Magritte, capturado un instante antes de que sus respectivos velos ardiesen y se elevaran por lo alto, arrastrados por una tormenta eléctrica.


[1] Emmanuel Lévinas: Totalité et infini, Nijhoff, La Haya 1961, p. 45

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA, PENSÉES | No hay comentarios »

Triángulo

12, junio 2011 por admin

Uno

-Y tú… ¿qué tienes que decir sobre todo esto? –dijo ella en voz baja.

-Si tú –repitió, levantando un poco más la voz, mirando hacia la puerta de la calle y asegurándose de que no había nadie en el comedor excepto ella misma.

-Porque supongo que tú tienes alguna opinión al respecto de lo que nos está pasando ¿no? –dijo en un tono de enfado fingido, mientras miraba las hojas de la planta a la que estaba dirigiendo sus palabras.

Dos

Entretanto, en el piso octavo del bloque de enfrente, un niño de aproximadamente diez años cerraba la puerta de su habitación con el cerrojo, bajaba las persianas que hacían juego con la sabana verde de su cama y abría una de esas libretas de dibujo de grandes hojas blancas. Después seleccionaba una lámina en la que aparecía un nadador que despegaba sus pies de un trampolín y se lanzaba al vacío con los brazos abiertos. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

Peusek

12, junio 2011 por admin

A mi vecino lo ingresaron en el hospital porque se comió medio bote de polvos Peusek y tuvieron que lavarle el estómago. Me lo dijo su hermano y luego nos lo contó él mismo.

Parece que se ha enamorado de una prima y que intentó darle un beso el pasado domingo, mientras los dos estaban en el cine.

Dice que ni siquiera llegó a rozar los labios de la chica, porque ella le apartó furiosa, gritándole que le olía la boca.

A los pocos instantes vino el acomodador preguntando que qué pasaba y la prima de mi vecino volvió a chillar que le olía la boca. Un hombre soltero pidió silencio y el acomodador les obligó a marcharse del cine.

Todo el mundo piensa que se ha intentado suicidar pero él no dice nada de lo del beso porque le da miedo que le castiguen y porque su padre, para que no se deprima, le va a comprar una moto.

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

Elías

12, junio 2011 por admin

El 23 de febrero de 1981, a las once y cuarto de la mañana, Elías convenció a su profesora de inglés para que le enseñara un pecho. Recordaba exactamente la hora porque un momento antes de pedírselo miró el reloj y observó que se había parado. No podían ser las ocho. Un rayo de sol casi blanco entraba por la ventana y toda la clase olía al mismo sudor de pies.

Fue todo muy rápido, apenas unos instantes. Ella se levantó de su mesa, caminó hacia la entrada del aula y apoyó el cuerpo contra la puerta, para evitar que alguien pudiese abrirla. En el patio se oyó un balonazo contra una persiana. La profesora de inglés cogió el pomo con una mano y con la otra se agarró el escote del jersey, tirando de él hacia abajo. Como tenía los pechos muy grandes tuvo que empujar con el dedo gordo para que la teta saliese del todo. Elías supo esto porque observó sus tendones alargarse y porque luego, al cabo de un rato, la profesora se rascaba al lado del sobaco, en el mismo lugar donde la goma del jersey se le había clavado. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

LAS COSAS QUE HAY DEBAJO DE MI CAMA – Homenaje a Sonny Rollins

1, abril 2011 por admin

Era el tiempo en que las cosas importantes se escondían debajo de la cama.

Era el tiempo en que las mujeres bebían largos tragos de alcohol para soportar el dolor de los tacones.

Era el tiempo en que los hombres llevaban un peine metálico en la cartera.

Era el tiempo en que algunas iglesias seguían sin tener techo y los chicos fumaban dentro suyo, bajo los rayos de sol que entraban por lo alto.

Era el tiempo en que los trajes se hacían a medida y se utilizaban sólo dos veces: una el día de la boda y la otra como mortaja.

Era el tiempo en que los nombres de los actores americanos se pronunciaban sin saber inglés.

Era el tiempo en que la gente no se suicidaba sino que se colgaba de un árbol.

Era el tiempo en que las cosas importantes se guardaban debajo de la cama

Publicado en BLASFEMIAS, ESCRITURA - V. ROMA | 1 Comentario »

Sesenta

19, noviembre 2010 por admin

Me hice veterinario para ayudar a los animales y he acabado como camello de caniches maníaco depresivos.

Curtis B. Donovan, C.S.I. Nueva York, cap. 146

Hay una sóla cosa que está clara: la cifra es sesenta. Un gramo de cocaína vale sesenta euros y una hora de psiquiatra cuesta, también, los mismos sesenta euros. Durante el orgasmo, el riego sanguíneo de un hombre adquiere una velocidad de circulación que equivale a sesenta kilómetros por hora y sesenta ideas nuevas es lo máximo que el cerebro humano puede asimilar durante un día entero dedicado al conocimiento, durante todo un día. El velocista jamaicano, nacionalizado canadiense, Ben Johnson, reaccionó sesenta milésimas de segundo antes que su homónimo estadounidense, Carl Lewis, en la final de los cien metros lisos de los Juegos Olímpicos de Seúl, aunque luego fue descalificado por tomar anabolizantes y se convirtió en entrenador personal de Diego Armando Maradona y después del hijo del general Gadafi. El célebre cuadro de Velázquez titulado Las Meninas, tiene, según el especialista en pintura barroca Jonathan Brown, hasta sesenta perspectivas visuales distintas y la estatuilla dorada de los Óscars de Hollywood posee un baño de sesenta micras de oro. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

She’s the one

19, noviembre 2010 por admin

Hola, buenas tardes. Venía por lo de la entrevista. Mi nombre es Kelly, Kelly Flanagan. Me saqué el título de mecanógrafa con doscientas cincuentas pulsaciones. ¿Cómo? El año ochenta y seis. Estoy divorciada. Tengo dos hijos, Robert jr. y Diana, de quince y once años. Vivo en el barrio de Hackney aunque no nací allí. He trabajado como administrativa durante los últimos veinte años, desde que acabé el instituto. Sé que mi curriculum no es demasiado importante pero, sin embargo, podría decirse que soy una pequeña celebridad entre mis vecinos. El motivo es que en el año dos mil tres fui con mi ex-marido al National Bowl de Milton Keynes, al noroeste de Londres, para ver un concierto que dió allí Robbie Williams y al que asistieron más de sesenta y cinco mil personas. No me refiero a las actuaciones en Knebworth, Hertfordshire; estoy hablando de aquel concierto en que Robbie Williams vestía una camiseta azul con el número ocho a la espalda. Al parecer se trataba de un homenaje a un futbolista llamado Gascoigne, George Gascoigne o Fred Gascoigne, ahora no me acuerdo. Al parecer la camiseta era del Chelsea o del Glasgow Rangers; supongo que sería del Rangers porque ése era el equipo de mi ex-marido. Leer el resto »

Publicado en ESCRITURA - V. ROMA | No hay comentarios »

« Entradas anteriores